La Vicepresidenta de Argentina, Victoria Villarruel, se pronunció tras la masiva marcha universitaria del martes, abogando por una Universidad Pública de calidad, libre de adoctrinamiento ideológico y con garantías de transparencia en el uso de fondos estatales. En un extenso mensaje en redes sociales, destacó la importancia de la educación pública en la movilidad social ascendente y llamó a la necesidad de una auditoría para asegurar la correcta utilización de los recursos públicos.

Villarruel, quien se identifica como producto de la educación pública al haberse graduado de la Universidad de Buenos Aires y la Universidad Tecnológica Nacional, expresó su orgullo por esta institución, pero lamentó su uso por parte de grupos que, según ella, han politizado y degradado la calidad educativa. En su mensaje, hizo referencia al “adoctrinamiento” presente en algunas instituciones estatales y abogó por una educación donde se respete la diversidad de pensamiento y se evite la imposición ideológica.

La Vicepresidenta también criticó la gestión educativa de los gobiernos anteriores, particularmente durante el período kirchnerista, acusándolos de haber contribuido al abandono escolar y la falta de calidad en la enseñanza. En este contexto, demandó una Universidad Pública que no solo garantice la gratuidad de la educación, sino también una gestión transparente de los fondos estatales, evitando su malgasto y asegurando que se destinen adecuadamente al desarrollo académico.