La noticia de que una joven ingeniera argentina ha ganado el concurso de la NASA International Space Apps Challenge ha generado un gran revuelo en la comunidad científica y tecnológica. Dolores Avalis, oriunda de Villa Mercedes, ha liderado un equipo destacado por su innovación y creatividad en el desarrollo de una aplicación destinada a registrar movimientos sísmicos en la Luna.

El proyecto, bautizado como “Aókinenk” -que significa “gente del sur” en idioma mapuche-, ha impresionado a los jueces del concurso por su enfoque único y su utilidad potencial en la exploración espacial.

La aplicación no solo permite monitorear los movimientos de la Luna, sino que también ofrece una experiencia inmersiva a través de un ambiente de realidad virtual.

Además, cuenta con un asistente virtual impulsado por inteligencia artificial y proporciona mapas detallados del satélite natural, incluyendo datos de temperatura y topografía.

El éxito de “Aókinenk” no ha sido fruto del azar, sino del arduo trabajo y la colaboración entre los miembros del equipo SpaceBee Technology. Avalis y sus colegas se sumergieron en un intenso hackatón virtual durante 48 horas, donde pusieron a prueba sus habilidades en programación y diseño 3D. Además, aprovecharon la información proporcionada por la NASA para enriquecer su proyecto y maximizar su potencial innovador.

Con este triunfo, Avalis y su equipo han puesto a Argentina en el mapa de la exploración espacial, demostrando que el talento y la creatividad no conocen fronteras.

Su proyecto ha sido reconocido entre más de 5500 participantes a nivel mundial, consolidando su posición como líderes en el campo de la tecnología espacial. Este logro no solo enorgullece a la comunidad científica argentina, sino que también inspira a futuras generaciones de ingenieros y científicos a seguir persiguiendo sus sueños en el espacio.