En medio de un torbellino de denuncias por abuso sexual que sacude al club Vélez Sársfield, una nueva acusación salió a la luz, esta vez proveniente de una joven en Buenos Aires contra el jugador Braian Cufré y su excompañero Fabricio Oscar Alvarenga. La denuncia, presentada recientemente por una mujer de 25 años en una comisaría de Palermo, agregó una capa adicional de controversia a un caso ya cargado de escándalo y conmoción.

Según fuentes judiciales, la joven mantuvo una relación sentimental con Cufré en 2017, quien propuso un encuentro sexual con Alvarenga, propuesta que ella rechazó. Sin embargo, en circunstancias no especificadas, la joven fue presuntamente víctima de abuso sexual en la residencia de Cufré, como afirma en su denuncia.

Esta nueva acusación se sumó a otra serie de cargos contra Cufré, quien ya enfrenta cargos por abuso sexual en Tucumán junto a otros futbolistas del club. Actualmente bajo arresto domiciliario y monitoreo electrónico, Cufré enfrenta una espera incierta hasta que se establezca una fecha para el juicio oral y público.

La situación legal también involucra en la actualidad a otros jugadores, incluidos Abiel Osorio y José Florentín, quienes también están bajo arresto domiciliario en relación con el caso en Tucumán. Mientras tanto, Sebastián Sosa, acusado como partícipe secundario, aguarda su veredicto en libertad condicional, pero con restricciones de movimiento y presentación periódica ante las autoridades.

En este complicado entramado judicial, la jueza Eliana Gómez Moreira rechazó un recurso de impugnación presentado por los abogados defensores de los tres futbolistas inicialmente mencionados. Las acusaciones van desde abuso sexual simple hasta abuso sexual con acceso carnal, agravado por la participación de dos o más personas, delineando un panorama legal complejo y desafiante.