En un resonante golpe contra la corrupción, las autoridades argentinas llevaron a cabo una serie de allanamientos en la provincia de San Luis en relación con una investigación sobre presunto lavado de dinero. Los principales denunciados son Alberto Rodríguez Saá (h) y Sergio Freixes, quienes se autodenominaron lonkos para administrar las riquezas de la comunidad originaria.

Los procedimientos, coordinados por personal de Gendarmería, Policía Federal y AFIP, se llevaron a cabo simultáneamente en varias localidades, incluyendo San Luis, Buena Esperanza y Nueva Galia. La investigación se centra en el presunto desvío de fondos en perjuicio del pueblo ranquel.

Alberto Rodríguez Saá (h) y Sergio Freixes

Esta investigación surge a raíz de una denuncia presentada por el Fiscal de Estado, Víctor Endeiza, en la Justicia Federal. Se alega que Freixes ha estado administrando los negocios de la comunidad ranquel desde 2017, con movimientos financieros que ascienden a cientos de millones de pesos entre marzo de 2022 y julio de 2023.

Según el gobernador Claudio Poggi, esta situación constituye “un hecho de corrupción violatorio de los derechos humanos de los pueblos originarios”. Se revela que Rodríguez Saá (h), junto con Freixes y su secretaria privada, Sofía Aguilera, se autoproclamaron lonkos del pueblo ranquel, obteniendo así el control sobre sus activos financieros y tierras.

Los allanamientos, ordenados por el fiscal Cristian Rachid, representan una etapa inicial para recabar información que confirme la existencia de delitos federales. Las autoridades están evaluando quiénes podrían enfrentar cargos en el futuro.