El caso del violento crimen en Beazley llevó a una serie de medidas cautelares para los acusados. Tras ser imputados por homicidio calificado, Ceferino Vicente Villafañe, Walter Emanuel Quiroga y el adolescente de 17 años enfrentan diferentes destinos legales.

Durante la audiencia, se discutió el papel de una mujer de 57 años, quien fue inicialmente detenida pero luego liberada. Además, argumentaron sobre la participación del menor en el crimen, y se dictaminó que enfrentaría prisión domiciliaria por tres meses.

Los defensores plantearon diversas objeciones al proceso legal, incluyendo preocupaciones sobre la cadena de custodia y la falta de resultados de la necropsia. A pesar de estas objeciones, el juez dictaminó medidas cautelares para los acusados, lo que refleja la complejidad y la seriedad del caso en curso.