En las afueras de Villa Mercedes, un camionero fue víctima de un violento asalto que resultó en el robo de 13 millones de pesos. Gerardo Canedo, empleado de la empresa de transporte El Sampachense, había viajado desde Sampacho hasta San Juan para entregar una carga de animales porcinos y recoger el dinero de la venta. Sin embargo, su regreso se vio interrumpido por un incidente que aún genera más preguntas que respuestas.

Mario Dossetto, dueño de El Sampachense, relató que Canedo es uno de sus conductores más experimentados. “Hace muchos años que nos dedicamos a esto y Canedo es uno de los choferes más antiguos que tenemos”, comentó Dossetto a medios periodísticos.

El lunes pasado, Canedo partió hacia San Juan llevando 20 lechones, 38 cerdas y 89 capones en su camión tipo tractor Volkswagen. Tras una noche de viaje, llegó a su destino a las 6 de la mañana del martes, donde entregó los animales al cliente, de apellido Pérez. A cambio, recibió una bolsa negra con 13 millones de pesos en efectivo, destinados a su jefe.

La comunicación entre Canedo y Dossetto se mantuvo constante. El joven camionero informó a través de WhatsApp que ya tenía el dinero y que iniciaría el regreso a Sampacho a las 11 de la mañana. Dossetto esperaba su retorno para las 19 horas.

No obstante, Canedo decidió hacer una parada en el cruce de las rutas 7 y 8. Según su relato inicial, se detuvo para descansar y orinar. En ese momento, fue sorprendido por dos o tres delincuentes armados que le robaron la billetera, el celular y la bolsa con el dinero.

“Paró en el patio de vialidad, venía cansado y quiso frenar para orinar y no acalambrarse”, comentó Dossetto. Los delincuentes, que aparentemente conocían sobre el dinero, actuaron con precisión y rapidez.

Sin embargo, la versión que Canedo proporcionó a la Policía presenta algunas inconsistencias. En otra declaración, Canedo mencionó que había parado para esperar a Lautaro, un compañero que venía de otro viaje. Según esta versión, los delincuentes atacaron cuando Lautaro llegó y se sentó en el camión. Los asaltantes encapuchados les apuntaron con armas y exigieron saber dónde estaba el dinero del transporte. Canedo indicó que el dinero estaba debajo de la cama del camión, tras lo cual los ladrones tomaron la bolsa y huyeron hacia el sur.

En una declaración posterior en la comisaría, Canedo ofreció otra versión diferente, señalando que la parada en el cruce de las rutas era para encontrarse con alguien que le vendería “dos gramos” de una sustancia, uno para él y otro para su compañero.

La investigación sigue en curso mientras la Policía trata de esclarecer los hechos. La divergencia en las versiones del camionero añade complejidad al caso y genera dudas sobre lo ocurrido realmente en las afueras de Villa Mercedes.

Mario Dossetto, preocupado por su empleado y la cuantiosa suma de dinero perdida, espera que la verdad salga a la luz y que los responsables sean llevados ante la justicia.